jueves, 10 de julio de 2014

LOS "CUERNOS" DE FRIDA KAHLO: ¿Infidelidad justificada o buscada?

“Me importa una mierda lo que piense el mundo. Yo nací puta, yo nací pintora, yo nací jodida. Pero fui feliz en mi camino. Tu no entiendes lo que soy. Yo soy amor, soy placer, soy esencia, soy una idiota, soy una alcohólica, soy tenaz. Yo soy, simplemente soy… Eres una mierda, Diego” 'Frida Kahlo'
¿Cuál es mi camino? ¿Esperarte? ¿Olvidarte? ¿Hacer lo que tú haces, ir de los brazos de uno y de otro, hoy dormir con alguien mañana con otro diferente? "Frida Kahlo"
Frida Khalo, besando a un amante no identificado.
Es mucho lo que se ha escrito sobre la vida amorosa, marital y extramarital de Frida Kahlo. Gran parte es simple especulación o mala interpretación de su manera de honrar la amistad pero sí hay numerosos casos de su infidelidad, que más que eso, eran respuestas a la conducta poligámica de Diego Rivera, con quien se casó dos veces y llevó siempre una vida tormentosa.
Y, vaya si Diego le dio motivos. Tal vez si Frida hubiese querido desquitarse una por una las infidelidades del pintor, no le habrían alcanzado dos vidas. Empecemos por Tina Modotti, que fue amante de los dos; Marevna Vorobev-Stebelska, Ione Robinson, Rina Lazo, Dolores del Río; Paulette Goddard, esposa de Charles Chaplin y la legendaria actriz María Félix, quien se expresó así del pintor: "Dieguito, tú y yo nos conceptuamos"
Es que descubrir que el amor de tu vida te engaña con otras mujeres hace que el cielo se desplome, que tus esperanzas se derrumben y desaparezca todo en lo que creías. ¿Algo peor? Sí, que tu marido pase las noches en la cama de tu hermana pequeña.
La relación entre Diego Rivera y Frida Kahlo siempre fue como una montaña rusa. Enemistado con la monogamia, el muralista había sido amante de más de la mitad de las mujeres que posaron para él. Frida, cansada de no conseguir nada con gritos y broncas, acabó siguiendo los pasos de su marido y coleccionando amantes.
Cristina Kahlo, con Frida y Diego. 
¿Se vislumbra la tormenta en sus rostros?
Hasta que llegó un día que todo explotó: La pintora mexicana descubrió a su hermana Cristina con Diego en el estudio de este. Lo más irónico de la situación, aparte de que su relación durase casi un año, es que fue Frida quien convenció a su marido para que pintase a Cristina, separada recientemente de su esposo y con mucho tiempo libre. Así que la pintora mexicana no se lo pensó dos veces al descubrirlos. Metió su ropa en una maleta, recogió todos sus bártulos y abandonó la Casa Azul. ¿Destino? Un pequeño apartamento alquilado en México DF.
La obra de Frida Kahlo destaca por plasmar sus sentimientos en el lienzo. Ella cambió el bolígrafo y el diario por la paleta y la tela. Obviamente el engaño que sufrió por parte de su esposo con su hermana favorita fue una herida que no logró cicatrizar con el tiempo. Nunca dejó de sangrar. Durante años pintó el desconsuelo por la infidelidad.
En esta obra, frida simbolizó el dolor que sintió al 
descubrir el romance de su hermana con Diego Rivera
La sangrienta obra ‘Unos cuantos piquetitos’ tiene a otra mujer como protagonista. El dolor es tal que Frida fue incapaz de retratarlo en su propio cuerpo, como normalmente hacía, para describir su situación. Había leído en el periódico que un hombre apuñaló repetidas veces a su pareja y en el juicio dijo “Pero solo fueron unos cuantos piquetitos”. La puñalada más grande está trazada en el corazón.
Así posó vestida con la ropa de Diego Rivera
Y este es su autorretrato "más masculino", con un texto
que recoje algo que supuestamente le dijo Diego: 
"Mira que si te quise, fue por el pelo. 
Ahora que estás 'pelona', ya no te quiero"
Varias primaveras más tarde se cortó el pelo (“parezco un marinero”, comentó a un amigo en una carta) simplemente porque Diego adoraba su espesa y larga melena. Se retrató con traje masculino –que bien podría ser de Diego por el tamaño– y solo con unos pendientes como adorno.
Aunque el tiempo no todo lo cura, al menos sí que lo entierra. Años después de haberse divorciado volvieron a darse el ‘sí quiero’. Ya no se volvieron a separar nunca y Diego permaneció al lado de Frida Kahlo hasta el último suspiro de esta, que tuvo lugar el 13 de julio de 1954.
Sus amores.- Esta es  una lista con los amores de Frida, aquellas personas que dejaron de ser simplemente eso para convertirse en las más importantes de la vida de quien hoy es una leyenda de la pintura mexicana.
Alejandro Gómez Arias.- Su primer novio. Cuando se encontraba en la preparatoria, Frida tuvo un romance con Alejandro, una relación que no contaba con la aprobación de sus padres. Él la acompañaba a casa cuando el bus en el que viajaban sufrió un accidente, el 17 de septiembre de 1925.
Frida y Chabela Vargas en momentos de regocijo
Chabela Vargas.- La legendaria cantante fue uno de los amores de la artista, y aunque el romance entre ellas dos nunca fue totalmente público, existen cartas que muestran la devoción que sentían la una por la otra y que, definitivamente, arrebatan el aliento por la belleza de sus palabras: "Vivo para Diego y para ti. Nada más", decía Frida en una de sus cartas.
Así hablaba Frida de Chavela: “Hoy conocí a Chavela Vargas. Extraordinaria, lesbiana, es más, se me antojó eróticamente. No sé si ella sintió lo que yo, pero creo que es una mujer lo bastante liberal que si me lo pide no dudaría un segundo en desnudarme ante ella. Cuántas veces no se te antoja un acostón y ya. Ella, repito, es erótica, ¿Acaso es un regalo que el cielo me envía?".
Tina Modotti. En 1928 Frida conoce a esta fotógrafa italo-estadounidense, con la cual hace una gran amistad. Muchos dicen que entre ellas hubo algo más, sin embargo, es algo que no fue confirmado.
Frida sentía gran admiración por Trotzky
León Trotzky. Fue perseguido en Rusia hasta que obtuvo asilo en México y terminó como huésped en la casa de Frida y Diego. Trotsky tenía debilidad por las mujeres y Frida fue atraída por su importancia, lo que originó una relación.Diego se entera y rompe relación con Trotsky.
Heinz Berggruen. En 1939, Heinz fue asignado para cuidar a Diego Rivera. Éste le presentó a su esposa Frida y ambos rápidamente se hicieron amantes, aprovecharon una salida al médico y huyeron a Nueva York donde pasaron juntos un largo mes de romance.
Jacqueline Lamba. En 1938, el matrimonio Rivera Kahlo aloja en su casa a André Breton, líder del movimiento surrealista. Él y su esposa, Jacqueline Lamba, escaparon de la ocupación nazi en Francia. Lamba y Kahlo fueron muy amigas y existen rumores de que también fueron amantes.
Autofoto de Nickolas Muray y Frida
Frida y Diego, fotografiados por Nickolas Muray
Nickolas Muray. En 1938, después de la primera exposición individual de Kahlo, comenzó a coquetear con sus admiradores, lo que la llevó a conocer al fotógrafo Nickolas Muray, con quien comienza una apasionada relación amorosa.
Isamu Noguchi. Arquitecto brillante, norteamericano de origen japonés. Se conocieron en la escena artística mexicana, tuvieron un apasionado pero corto romance y estuvieron a punto de comprar un apartamento para irse a vivir juntos. El romance entre Noguchi y Frida Kahlo terminó con una escena que podría haber salido de una mala comedia italiana, cuando Diego Rivera, furioso por la infidelidad, llegó pistola en mano al departamento del matrimonio Rivera-Kahlo en el que se encontraban los infieles. Ante el inminente peligro, Noguchi escapó por la ventana, descendiendo por un árbol para completar la graciosa huida. Un final, por cierto, poco honorable, para la aventura de Noguchi en México.

2 comentarios:

  1. Vaya, mas reconocida por su insaciable apetito sexual, que por su talento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sobre todas las infidelidades de Diego Rivera? De eso no tienes nada que decir?

      Eliminar